El amor: instrucciones de uso

Estándar

blue_pills_frederik_peetersEn mi experiencia, las novelas gráficas han tenido una conmovedora manera de acercarse al mundo de la enfermedad. El retrato en Epileptic del hermano de David B. cuyo enfrentamiento con su condición es a ratos heroico, a ratos terrible, a ratos una mezcla de ambos; o la exploración del desorden bipolar en Marbles (de Ellen Forney), en la cual el humor sirve como contrapartida para episodios que nos dejan con ganas de apagar el mundo, son dos claros ejemplos de esto.

En Blue Pills, Frederik Peeters cuenta la historia con su novia, Cati, una chica a la que se encuentra en varios momentos de la vida hasta que finalmente se alinean los planetas y es tiempo de estar juntos. La mujer es encantadora, perfecta para Peeters, aunque hay un detalle de su historia del que hay que hacerse cargo: tanto ella como su hijo de tres años son portadores del virus del sida.

La novela es honesta y brutal en su retrato de la cotidianeidad de esta pareja, los miedos que rodean su deseo y su intimidad, el dolor de ver al niño volver una y otra vez al hospital, la necesidad y temor de contarle a los padres acerca de la situación y las reacciones de todos. El proceso de aprendizaje que es siempre estar con alguien se intensifica con ese otro aprendizaje de la enfermedad y sus dinámicas, algo que a ratos amenaza con eclipsar los sentimientos del protagonista pero que acaba por enseñarle más de una cosa sobre sí mismo. Como indica el título: Blue Pills es una historia de amor. No una crónica o manual sobre el Sida, no una novela sobre la enfermedad. Es la exhibición de una relación de pareja, tan compleja como tantas otras, en la cual la enfermedad si bien resalta ciertas aprehensiones también pone de manifiesto, y con intensidad incandescente, las profundidades de una familia.

Uno termina Blue Pills y queda con la sensación de que para esto es la literatura: para iluminar historias que nos afecten y conmuevan, que nos fuercen a abrir los ojos, los oídos, el corazón, a personajes que nos acerquen a realidades que desconocíamos, sufrimientos que habíamos decidido no ver, felicidades que ponen el mundo en perspectiva. Una historia hermosa y enorme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s