WOW

Estándar

ImagenAsí, con mayúsculas.

Battleborn es el libro de cuentos más impresionante que he leído en mucho, mucho, tiempo. Y lo escribió una joven escritora norteamericana de 28 años.

Magnífico, genial, punzante, doloroso hasta los gritos, preciso y sorprendente; el mundo de Claire Vaye Watkins es una maravilla de la que se puede esperar todo lo mejor. Y “The archivist” uno de los relatos de esta colección, se ha ganado un lugar en el top 5 de mis cuentos favoritos de la vida.

Wow, wow, wow, déjenme deleitarme en mi entusiasmo de lectora eufórica un segundo más. Viene navidad, este libro es el mejor regalo; para alguien que quiere escribir, esta colección es una escuela genial; editores allá afuera, por favor traduzcan esta obra pronto-pronto.

Y aunque sigo con la boca abierta, me tomo en serio mi condición de escritora de reseñas y les cuento del libro. Battleborn sitúa sus historias en el oeste americano: California, San Francisco, Nevada; paisajes desérticos y acalorados muchos de ellos a donde van a perderse los distintos protagonistas de las historias. Personajes que terminan convertidos en la mano derecha de Charles Manson, que se obsesionan buscando oro, que juegan a ser otros en los casinos de Las Vegas. Y, en medio de historias donde pasa mucho (y que se extienden por años, por distintas generaciones de una familia, por mil y una peripecias) se encuentra la sorpresa perfecta (y dolorosa) de reflexiones que llegan a los huesos, frases que se quedan sobrevolando el corazón como buitres, esperando el momento perfecto de debilidad lectora, para hacerte pedazos. (Y vaya que lo logran varias veces). Como en el cuento “Last thing we need” en el que un hombre comienza a escribirle cartas a otro (de quien ha encontrado un par de posesiones perdidas), desesperado por poner en palabras su historia: “Sometimes a person wants a part of you that’s no good. Sometimes love is a wound that opens and closes, opens and closes, all our lives”.

O en “The Archivist”, mi cuento favorito (y terrible); una chica con el corazón destrozado se imagina el quiebre con su novio como una instalación en un museo, con pequeñas placas junto a los lugares o muebles (la entrada de la casa, la cama) donde ocurrieron las conversaciones terribles; o como miniaturas que repasan su vida juntos: “He is openmouthed, laughing that laugh of laughs. I am thinking, I would do anything to make you laugh. I call it Us at Our Best”. La chica se sumerge en su dolor como en una piscina de la que no quiere salir: “There was no salve for the space he left. If there had been— if science had developed an ointment for heartache or a pill for the lovelorn— I wouldn’t have used it. I wanted pain. I wanted cataclysmic anguish. For that, our old ritual”. La presencia de él en su vida, como un fantasma, como un recuerdo incandescente, es absoluta: “That’s what he did to me: permeated, saturated, submerged me in him”.

Las relaciones de pareja y la relación madre-hija son los principales focos de atención de estas historias. Madres que se van o se quitan la vida; parejas que se desmoronan o decepcionan, o funcionan por brutal inercia, como en el cuento “Graceland”: “After Peter and I have sex there is some smallness in me that wants to turn to him and ask, In your professional estimation as a scientist, how long can a relationship be sustained on pity and anthropomorphism and a postcard on the fridge? But there is such bigness in him that he would say, As long as it takes”.

Podría (y querría) citarles el libro completo. Leerles en voz alta cada uno de los cuentos.  No puedo titular este post de otra forma que “Wow”, porque hace tiempo que no me pasaba esto de leer un libro y querer volverlo a leer inmediatamente una vez terminado. Encontrarse cuentos de este calibre es como agarrar un pedacito de estrella, un meteorito perdido, y sentir esa euforia de querer compartir esta felicidad con todo el mundo.

Y por favor que Claire Vaye Watkins publique pronto algo nuevo. Porque: WOW.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s