Una clase magistral. Un concierto impecable.

Estándar

ImageSiempre me ha gustado ir a conciertos. Tengo una fascinación por escuchar a mis grupos y cantantes favoritos en vivo; saber cómo interactúan con el público, sentir ese cosquilleo curioso frente a la selección de canciones (cuáles incluyen, en qué orden, con qué modificaciones). Hay una energía poderosa en los conciertos y para mí siempre ha sido y es una experiencia favorita.

Los Cuentos Completos de Grace Paley son un concierto perfecto. Como ir a escuchar a tu artista preferido, ése a quien llevas años esperando ver en vivo. Así se siente pasar de cuento a cuento, leerlos todos como una experiencia nueva, deleitarse con las descripciones tristes de Paley, asombrarse con los comentarios irónicos, despertarse a a golpe con los párrafos finales casi siempre brutales.  (Leer como una experiencie eufórica).

[ Nota aparte: Mi edición de los Cuentos Completos me llegó de regalo: estaba en la basura de mi vecino y, para mi sorpresa, la copia venía autografiada. De ahí que me experiencia-lectora, mi concierto magnífico, fuera aún más brillante ]

No hay efectos especiales aquí. Si fuera un concierto, sería uno íntimo y unplugged. Las palabras de Paley suenan con la textura exacta, con el brillo preciso, iluminando apenas con un fósforo una habitación a oscuras o bien encandilando como los faros de un automóvil al cruzar la calle. Un automóvil que a veces también (y tan bien) nos pasa por encima, como en el cuento “An irrevocable diameter” en el que un hombre es obligado a casarse con una adolescente con la cual ha tenido algún tipo de intimidad (no queda claro qué) y que termina con “It is my opinion that she will be a marvelous woman in six or seven years. I wish her luck; by then we will be strangers”.

Las historias de Grace Paley son perfectas. Quiero encontrar otro adjetivo para describirlas pero lo cierto es que cualquier otro calificativo queda corto. Hay brutalidad, dolor, belleza, una honestidad que duele como patada, pero también hay inocencia (una a punto de quebrarse, pero la hay) e incluso humor, como cuando el protagonista de “The Contest” comenta: “Well, why do you think she liked me? All you little psychoanalyzed people, now say it at once, in a chorus: ‘Because she is a masochist and you are a sadist”.

Leer a Grace Paley es una experiencia tremenda. Como lector te muestra un mundo en el cual la atención al detalle es de joyería, y cada cuento brilla con tantas luces, tantas sombras; como escritor, leerla es deleitarse con una clase magistral en el arte de contar historias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s