Una belleza perturbadora

Estándar

ImageSoy fan absoluta de Yoko Ogawa y hoy caí en la tentación de leer su último libro. No el último libro publicado por ella sino el último libro de su autoría que a mí me faltaba por leer. No pude evitarlo. Ya llegaba a soñar con la portada de Hotel Iris. Hoy lo termino con el corazón apretado y con la necesidad imperiosa de encontrar algo que esté a la altura – y rápido – para no terminar el embrujo. Para seguir leyendo.

Yoko Ogawa es capaz de hacer brillar una historia, aparentemente simple, de amor y familia en The Housekeeper and the Professor  así como también de adentrarse de cabeza en las profundidades más oscuras, viscosas – y fascinantes también – del ser humano, como en su colección de cuentos (magistral, tremenda) Revenge o aquí en su breve y perturbadora novela Hotel Iris.

Mari es una adolescente que ayuda a su madre viuda a manejar un pequeño hotel. Una noche, ve salir a una prostituta de una de las habitaciones, mientras una voz de hombre – la voz más hermosa que ella jamás haya escuchado- la persigue de escalón en escalón, de grito en grito. El hombre y Mari vuelven a encontrarse y entre ellos se desarrolla una relación que explora cada una de las alturas de Ogawa: las declaraciones de amor más sublimes y románticas en bellísimas cartas, las profundidades más oscuras en los secretos, las mentiras y la intimidad violenta que ejerce el hombre – y al que conocemos como “el traductor “- y la muchacha.

Monstruosamente maravilloso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s