El calor de la Hipotermia

Estándar

ImageSi hay algo que me da rabia (lectora) es terminar un libro buenísimo para darme cuenta de que fue publicado el año 2005. ¡2005! Hace ocho años que Hipotermia, del escritor mexicano Álvaro Enrigue anda circulando por librerías y, como dice la canción:” (y) yo no lo sabía.”

Hipotermia es una colección de cuentos brutal. Más que la pérdida de temperatura, el frío que lleva a la somnolencia y la muerte (a la que alude el título), estos relatos te despiertan a cachetadas, te sacan rabias, carcajadas y miedos de donde no sabías que los tenías. Muchos tratan de personajes escritores: en “La Pluma de Dumbo”, un padre que se cree escritor (dice la primera línea del cuento: “Soy un escritor de categoría, pero nadie lo sabe”) es puesto en evidencia por su hijo que le pregunta que cuántos libros ha publicado; el escritor se aferra a una pluma de oro que le regalara su hermana al graduarse como talismán para escribir las mejores novelas jamás publicadas, que, en su caso, solo quedan en un comienzo medio a maltraer; o en “Superación Personal” otro escritor que no ha tenido éxito con sus producciones es conminado a escribir un libro de autoayudas que se convierte en una gran revelación y fuente casi inacabable de ingresos; en otros cuentos, el enfoque se queda en las familias y en la posición algo dislocada del padre dentro de ellas. Así, en “Diario de un día de calma”, un padre se queda solo por todo un día en una casa de playa, soledad que es tomada como premio hasta que las horas pasan y la espera de la familia se vuelve agónica, o en “Meteoros” – un relato que se construye como maravilloso tríptico de miedos, desastres y pérdidas – un padre busca desesperadamente a sus hijos en la guardería de una universidad arrasada por un tornado.

Las descripciones de Enrigue son magistrales y vertiginosas, alcanzando alturas delirantes como en “Salida de la Ciudad de los Suicidas”, cuento en el cual un chef con mal de amores es llamado a competir en un extraño programa de cocina, mientras la gente se suicida en distintos puntos de la ciudad, como parte de una brutal coreografía.

Hipotermia es de esos libros que una termina de leer y quiere correr a comprarlo otra vez para regalárselo a todos sus amigos lectores. Mientras lo hago, les dejo acá mi reseña, recomendándolo a gritos.

 

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s