Un álbum de fotografías imposibles

Estándar

ImageConfieso que no sabía nada de literatura ecuatoriana hasta antes de venir a Quito a trabajar por el verano. Por alguna razón, nunca había caído en mis manos nada de ese país y hoy me veo rodeada, literalmente, de tantos muchísimos libros. Debo confesar también que mi selección fue medio aleatoria, medio de juzgar al libro por su tapa (o alguna de sus solapas), pero aquí estoy, combinando mis siempre gringas lecturas con cuentos y novelas Made in Ecuador.

Álbum de Familia, de Gabriela Alemán, es un libro astuto e inquietante. En su índice vemos títulos que corresponden a eventos “fotografiables” o memorables en toda familia como “Bautizo”, ‘Veraneo”, “Paseo de Curso”, “Confirmación’, “Matrimonio”, etc, sin embargo, cada uno de los cuentos se encarga de dinamitar completamente las expectativas del lector. Porque lo cierto es que estas historias son precisamente aquellas que jamás tendrían cabida en un álbum de familia, los eventos tristes, los traumas dolorosos, la decepción, aquellas cosas que es preferible no inmortalizar para ver si así, quizás, pueden desaparecer o doler un poco menos.

En “Bautizo”, la iniciación de un hombre en el buceo (en Galápagos) y la curiosa relación que establece con su instructor acaba en un final tristísimo (como inundado de agua); en “Veraneo” se desenmascara a una extraña condesa y su historia en Ecuador,en “Confirmación”, no se trata de confirmar la fe de un creyente sino de las complejas manipulaciones que un grupo de religiosos y las petroleras ejerce sobre comunidades indígenas en el Amazonas. En mi favorito, “Matrimonio”, una mujer se entera de la doble y triple vida de su esposo al revisar sus ordenadísimos cajones luego de que éste muera. En un momento, dice la narradora: “Nada como el orden para evitar que el mundo nos estalle en la cara”. O, más adelante: “Ahí estaba, la vida de Jorge desplegada sobre un metro cincuenta de madera. Papeles apilados que, sumados, marcaban un mapa de algo.”

Se trata de cuentos de lenguaje sencillo, pulcro, que van hilando de a poco un universo contundente. Habrá que seguir leyendo a Gabriela Alemán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s