Profesión: Ídola

Estándar

ImageHace tiempo que vengo obsesionada con Yoko Ogawa. Me hice fan absoluta de ella luego de leer Revenge, una colección de cuentos maravillosa y perversa. Luego seguí con The Housekeeper and the Professor (traducida al español como La Fórmula Favorita del Profesor) una novela sobre un profesor de matemáticas que tiene un problema de pérdida de memoria,  y ahora sigo con sus novellas en The Diving Pool.

Tremenda. Genia. Grosa.

El lenguaje académico-serio no da para Ogawa, sólo puedo usar  lenguaje fan con gritos y pancartas. Porque, qué escritoraza que es Ogawa, por Dios!

Este libro está compuesto de tres novelitas cortas (otra de mis obsesiones recientes): The Diving Pool, Pregnancy Diary y Dormitory; todos títulos de sustantivos comunes, palabras cotidianas que, en la prosa de Ogawa, se tiñen de deseos desaforados o de una perversión sutil que recorre la historia hasta llegar a un terrible/perfecto final.

En la primera, una chica en un orfanato (la única niña no huérfana pues es la hija de los dueños) se obsesiona con un joven que practica clavados en una piscina y se dedica a torturar sutil e invisiblemente a una de las niñas del lugar. En la segunda, una joven escribe un diario para registrar el embarazo de su hermana mayor, con quien vive luego de que sus padres murieran. El embarazo adquiere ribetes monstruosos desde el comienzo, primero con unas náuseas que hacen que todos los integrantes de la familia casi dejen de alimentarse y luego con una voracidad que la tiene comiendo tarro tras tarro de mermelada (que prepara la hermana menor con algo de perversidad). Por último, la tercera historia (y la menos increíble, la verdad) trata de una mujer que espera que su marido la mande a llamar para irse a vivir con él a Suecia, y “pierde” a su primo en un extraño dormitorio para estudiantes custodiado por un hombre sin brazos que se está deteriorando lenta pero notablemente.

Ogawa es una escritora japonesa impresionante. En mi panteón personal, ya desplazó completamente a Murakami e incluso a mi maravillosa Banana Yoshimoto (si no la ha leído, por favor hágalo YA). Sus cuentos llevan la cotidianeidad y las pasiones y sentimientos a los extremos más desquiciados.

Yo tuve que leerla en inglés acá, pero sus libros están casi-casi todos traducidos al español también. Esta colección de nouvelles, por ejemplo, la tradujeron como La Piscina.

Es gran escuela Ogawa. Para los que escribimos, o tratamos de escribir, sus cuentos son el curso perfecto .

Les dejo un párrafo de la nouvelle The Diving Pool:

“Sometimes I wish I could describe how wonderful I feel in those few seconds from the time he spreads his arms above his head, as if trying to grab hold of something, to the instant he vanishes into the water. But I can never find the right words. Perhaps it’s because he’s falling through time, to a place where words can never reach”.

Profesión: Ídola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s