Belleza en cuentagotas

Estándar

el tiempo de los pecesCuesta hablar de la belleza. O, más bien, decidirse a hablar de “belleza” cuesta. Suena cursi, o muy pomposo, o todas las anteriores. Pero lo que me queda después de haber leído El Tiempo de los Peces de Juana Inés Casas es eso: una sensación profunda de haber leído algo bello. De estos once cuentos que parecen haberse acercado a la belleza como con un cuentagotas, que va dejándolas caer de a poco, a veces con precisión triste, a veces con un dolor fulminante.

Son cuentos impresionantes. Ése es su adjetivo, y tal vez “versátil” (aunque ésa palabra como que desentona con este libro), relatos que se pasean desde la contemplación de una infancia que a ratos se detiene como para posar para una foto imposible (“El Tiempo de los Peces”, “Todas íbamos a ser paquitas”), que a ratos está amenazada por la distancia, la incomprensión, o los murmullos de una ciudad (y una familia) medio a punto de derrumbarse (“Arribos”); y a ratos se hunde en la tristeza de una relación que no fue (“¿Vos querés casarte y tener hijos?”,”Fin de Año”), en el terror y también fascinación de un deambular a solas por ciudades extranjeras (“Cadaqués”, “Persecuciones a la hora de la siesta”) o en la mirada irónica frente a la Academia, las fantasías y el amor (“Análisis del discurso”).

Yo terminé el año leyéndome este libro y lo disfruté infinitamente, pero sin duda que es una magnífica manera de recibir el 2013.

Vaya (a) por él.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s