Una pena luminosa

Estándar

(he tenido medio abandonado este blog. La culpa la tienen mis exámenes doctorales que me condenan a estar leyendo mucha teoría literaria que, creo, les va a aburrir si la empiezo a incluir aquí. Pero estoy volviendo…)

La luz difícil (Alfaguara, 2011) es un libro triste. Triste-tristísimo. A veces parece que va a caer en el terreno de lo cursi pero siempre, siempre-siempre, acaba por sortear el peligro. Su autor es un colombiano, Tomás González, de quien ahora me dan ganas de leerlo todo.

Cuenta la historia de la muerte de un hijo en Nueva York. Un hijo que decide morir, en plena juventud, luego de años interminables de dolores horribles producto de una enfermedad crónica. La novela intercala los capítulos en los cuales se revela la noche infinita de esta familia, esperando que se apague esa vida (en otra ciudad del país, a la distancia) y los capítulos en los cuales se cuentan los últimos días de ese padre de familia, ya viejo, también esperando su turno para partir.

El padre es un artista que va intercalando sus reflexiones sobre el dolor y la muerte con aquellos sobre la belleza y el arte. También el amor. En sus últimos momentos, ya va perdiendo la vista, y debe dictar sus memorias a una joven asistente.

La novela es breve (sólo 132 páginas) pero en cada uno se ve un equilibrio perfecto entre las palabras y el silencio.

Una novela sobrecogedora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s