Junot Díaz: Superestrella

Estándar

¿Puede encargar este libro?

¿Así como ahora, en este momento?

(y le enciendo velas mentales a quien esté traduciéndolo al español para que llegue pronto-prontísimo a librerías en Chile).

Junot Díaz se pasó. Uno que esperaba con ansias a la vez que albergaba la duda malsana de que pudiera estar a la altura de su novela ganadora del Pulitzer (y absolutamente genial-delirante) The Brief Wondrous Life of Oscar Wao, encuentra en este libro de cuentos/novela (se puede leer, resulta, de ambas formas) This is how you lose her todo lo que esperaba, imaginaba/soñaba y más.

(Sí, soy fan ferviente de Junot Díaz- a punto de mandar a hacer polera, chapita y poster de este libro-, lo sé, pero es que…WOW)

Se trata de historias/ capítulos que cuentan la vida de Yunior (que aparecía en su anterior novela también) a través de cada una (o, la verdad, una selección) de sus mujeres. Las que le rompieron el corazón (rompieron es un eufemismo: las que le detonaron una bomba atómica adentro del corazón…y varias veces) y a las que él dejó en pedazos. Todo esto en escenarios que van de la universidad de Rutgers a Harvard, pasando por República Dominicana, New Jersey y Boston, con historias familiares que hablan de mujeres/madres fuertes, de padres que abandonan o van medio a los tumbos, de hermanos que se mueren de cáncer dejando ausencias como fantasmas.

Y, como si fuera poco, contado con una agilidad y un talento, que conjura risas en medio de pasajes dolorosos, que conserva el humor en medio de la desesperación más profunda, que tiene siempre la ironía tan a mano; y que mezcla maravillosamente las referencias más pop con las más sesudas. De X Men a Foucault en una oración.

Genio.

Rockstar.

Si les transcribiera las oraciones que subrayé, les dejaría acá todo el libro.

Igual les dejo una de regalo:

“…she was always a hundred percent on his side, as only a Latin mom can be with her querido oldest hijo. If he’d come home one day and said, Hey, Ma, I exterminated half the planet, I’m sure she would have defended his ass: Well,  hijo, we were overpopulated”.

PS: el título del libro no es el nombre de uno de los relatos, sino que la línea final de uno de ellos. De los finales más increíbles que he leído para un cuento en mucho-mucho rato.

WOW.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s