Una novela a chispazos

Estándar

Image

Me acabo de leer la Soga de los Muertos (Alfaguara, 2011) de Antonio Díaz Oliva.

Me demoré exactamente 40 minutos.

Así de breve.

Pero más importante aún: así de buena.

Una historia que se mueve como a chispazos, saltando de un momento (breve, un fragmento lúcido, incandescente) a otro.

Una novela que cuenta la historia de la visita de Allen Ginsberg a Chile en 1960 y su curiosidad por la ayahuasca (que significa “la soga de los muertos”; lo que conecta a los muertos con el mundo de los vivos. Y vicecersa); así como también la historia de un fan de Parra que arma un grupo para promover su candidatura al Nobel y de un niño que escribe una bitácora y recibe extraños mensajes/cuadros enigmáticos que ve desde la micro en su camino al colegio.

Todas historias que se tocan, breve y perfectamente.

Que se asemejan, por un instante, como Nicanor Parra y el Doc de Volver al Futuro (otra de las obsesiones que recorren esta historia).

(Gran novela)

(Gran Final también)

 

Si le gusta, lea 2666 (sobre todo la primera parte) o Estrella Distante de Bolaño.

O vea (vuelva a ver) Volver al Futuro. Qué duda cabe.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s