Descubriendo la pólvora

Estándar

Image

Recomendar La Conjura de los Necios (A Confederacy of Dunces) no es nada nuevo. Es un libro de culto ya para muchas, muchísimas, personas. Pero aún, de vez en cuando, me encuentro con gente que no lo ha leído y me dan ganas de ir personalmente a la librería y regalárselo.

Por muchas razones.

Porque es una novela genial, porque Ignatius J. Reilly es de los personajes más brillantes, detestables e impresionantes de la historia de la literatura. Un gordo-holgazán que vive con su madre (bastante especial), que no quiere trabajar pero que, “trabajando”, va dejando mil y un desastres (geniales) a su paso.

Porque pronto va a salir la versión cinematográfica, con Zach Galifianakis (The Hangover, Bored to Death) como protagonista y, aunque le tengo toda la fe del mundo a ZG (creo que es simplemente perfecto para el papel), es mejor acercarse a la novela con ojos nuevos antes de que el cine nos dé su versión de ella.

La novela fue publicada póstumamente, el autor se suicidó frente a tanto rechazo editorial y, desde entonces se ha convertido en clásico y en el mejor de los regalos. De esas novelas buenas para regalarle a personas que no leen (o dicen que no leen) y que, luego de leerla,  ya no pueden dejar de hacerlo.

Son los milagros de John Kennedy Toole.

(pd: si le gusta, véase algo de los hermanos Coen: El Gran Lebowski, Barton Fink…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s