Archivos Mensuales: septiembre 2011

¿Qué se lleva uno cuando no piensa en volver?

Estándar

 

Es una de las frases notables de Intimidad de Hanif Kureishi. Un relato desolador, amargo, como escrito con un escalpelo, acerca de un hombre que, una mañana, decide abandonar a su esposa e hijos. El día va pasando de a poco, pero brutalmente, y las reflexiones del narrador se vuelven más y más desapegadas y terribles.

Una novela implacable pero magistral.

Si le gusta, vea Después de la Boda de Susanne Bier.

Anuncios

Lo mejor de lo mejor

Estándar

La Velocidad de las Cosas es mi libro favorito y no puedo dejar de recomendárselo al mundo entero. Una novela conformada por historias extrañas e inusuales, como las mejores cosas de esta vida. Historias de parejas de modelos que tienen por hija a una niña monstruosa, mensajes secretos escritos en braille en el lomo de una ballena y mucho, pero mucho más. Una novela delirante y magníficamente escrita.

Si le gusta, siga leyendo a Fresán que es un verdadero genio. Siga con Mantra o Jardines de Kensington o, si prefiere los cuentos, déle una oportunidad a Historia Argentina.

Si le gusta, vea Magnolia de Paul Thomas Anderson; cualquiera de Wes Anderson o Los Secretos de Harry de Woody Allen.

Para leer a cucharadas

Estándar

A pesar de haberse ganado el Premio Planeta siendo muy-muy joven, Espido Freire no se encuentra fácil en las librerías chilenas. Algunos podrán decir que se debe al carácter algo irregular de su escritura y probablemente tengan razón pero lo cierto es que Melocotones Helados (con su título medio malo y todo) es una bellísima novela.

Trata de las ramificaciones de la desaparición de una pequeña niña, Elsa, y cómo afecta la vida de sus hermanos quienes deciden ponerle a sus hijas (como talismán y como condena también) el nombre de ella. Trata también de una exitosa pastelería en tiempos de guerra y de los enredos de la memoria.

Narrada con perfecta y bella simpleza, vale la pena buscar esta historia por librerías, páginas webs y bibliotecas.

 

Si le gusta vea La Vida Soñada de los Ángeles (director: Erick Zonca) y Waitress (directora: Adrienne Shelly)

Como la vida misma

Estándar

Alessandro Baricco es un escritor imperdible e infalible. Me atrevería a decir que todas sus novelas valen la pena, todas ellas son increíbles regalos, a pesar de ser (algunas) bastante distintas entre sí. Partiendo de esa base (es decir, que las recomiendo todas-todas) les voy a hablar de Esta Historia.

Partamos por lo práctico: Esta Historia es de los pocos libros de Baricco que está en la colección Compactos de Anagrama, por lo cual es amigable al bolsillo (vale un tercio que la edición “amarilla” de la misma editorial).

Además, se trata de una historia bien contada: la historia de un joven que encuentra en las carreras de automóviles (que recién comienzan a instaurarse en Europa) una forma especial de entender su propia historia; una mujer amarga que tiene una peculiarísima manera de contagiar esa amargura a personas inocentes; una pista de carreras que representa un reto y una memoria, un diario de vida que escribe el futuro

Una novela impresionante.

Si le gusta, vea Cartas desde París, de Julie Bertuccelli (en serio, véala- véala)

 

Nada que corregir

Estándar

 

Jonathan Franzen es un grande de la literatura norteamericana. Sus novelas (muy grandes también, tanto en calidad como en extensión) así lo prueban. El año pasado Franzen sacó novela nueva en Estados Unidos, Freedom, pero, la verdad, es que no alcanza a sobrepasar a la que aquí les recomiendo: Las Correcciones.

Para irla leyendo de a poquito, o en un par de días de lectura muy intensos, la historia habla del reencuentro de una familia incorregible. Un reencuentro lleno de desencuentros y tensiones a punto de explotar; todo contado con una ironía magnífica.

Si le gusta, vea La Celebración (Festen).

De película(s)

Estándar

Debo decir que no soy una gran seguidora (o seguidora “estable”) de Alberto Fuguet. Lo leí con Mala Onda y Sobredosis, me perdió como lectora con Por Favor Rebobinar, recuperó mi interés con Tinta Roja y se ganó ya mi corazón con la novela que hoy recomiendo: Las Películas de mi Vida. Un sismólogo recuerda su infancia, su pasado, haciendo un particular repaso de las películas fundamentales de su vida: aquellas que lo marcaron y aquellas que vio en momentos clave-determinantes de su historia personal. Como novela funciona impecable y, como lista de películas por ver, también.

Si le gusta, vea Alta Fidelidad (High Fidelity) e incluso (en un gesto medio de asociación libre) 500 days of summer. Hay algo allí…

Una novela desbocada

Estándar

 

En Ellos eran muchos caballos, el escritor brasileño Luiz Ruffato muestra magistralmente cómo se siente, se escucha, se toca, se respira, se ve, se olfatea, un día en la ciudad de Sao Paulo. La vertiginosidad de una ciudad rápida y, a ratos indescifrable, es revelada a través del deambular de los taxistas, del contacto entre sus gentes, de la suma de sus textos: desde horóscopos, artículos de revista, a pronósticos del tiempo, todo sirve como un gran collage para intentar aprehender el misterio y profundidad de una ciudad como Sao Paulo.

Si le gusta, vea Cidade de Deus o Estomago; escuche “Alento” de Mara Luisa Maita.

Similar, aunque en otro registro, lea Postales Urbanas de Álvaro Bisama.